Encuéntranos en Google+.

Kingmaker V

Tras el ataque a la fortaleza del Señor Alce, nuestros héroes siguen con su misión de explorar el territorio

........................................

Después de una larga discusión sobre cómo actuar a partir de ahora, el grupo decide volver al puesto de comercio de Oleg, apresurados por Kesten, que no puede permitirse el lujo de tardar mucho más en volver con su guardia.

Ya es 8 de Pharast y después de un tranquilo viaje los aventureros llegan a lo que viene siendo su segundo hogar. Descubren que la empalizada está en mejor estado y que sus aposentos son ahora más cómodos y espaciosos. Al día siguiente, con la luz del día, ven las reformas que los guardias de Kesten han hecho a la empalizada y a las construcciones interiores. Oleg y Svetlana los reciben calurosamente con un buen desayuno.

Después de ponerse al día con el resto y hacer negocios con Oleg, el grupo se dispone a partir hacia el este en busca del loco Bokken, un alquimista algo huraño y más ermitaño que humano, quien les vende algunas pociones y les encarga un pedido de una planta que crece hacia el sur de estas tierras.

Deciden seguir con su viaje explorando las tierras adyacentes al punto de comercio de Oleg. Pasan un par de días sin sobresaltos, bordeando la carretera de Restov y volviendo hacia el sur. Cuando entran de nuevo en el bosque una nueva amenaza les asalta: un enorme montículo arrastrante (shambling mound para los puristas). Tzadok y Kup reciben un buen número de ataques de la planta gigante, pero el que se lleva la peor parte es Gawrl, el tigre de Elberk. Finalmente el grupo es capaz de derrotar a la bestia y proseguir con su exploración.

Mientras siguen su viaje por el bosque no paran de encontrarse con ramas molestas y reciben un buen número de golpes de semillas que caen de los árboles. Un tanto hartos de la “actitud” del bosque Dalesh y Lisbeth prestan más atención a su alrededor y empiezan a sospechar que quizás algún hada puede tener algo que ver con todo esto. Tras ofrecer algo de comida y tesoro, un ser llamado Pervilash les habla mentalmente y les dice que ahora serán sus amigos. El resto del grupo no tiene tanta suerte y siguen sufriendo las bromas de estos seres. Incluso el druida del grupo, Elberk, intenta un ritual de conciliación con el bosque y lo único que recibe son más burlas por parte de estas fatas.

Siguiendo su exploración Tsadok consigue también la amistad de estos seres. Kup en cambio, sigue con su mala suerte.

Una vez llegan al que fuera el campamento bandido, se disponen a cenar. Kup se desepera totalmente ante tanta “broma”. Finalmente, Dalesh propone hacer un ritual de amistad. Todo el grupo, excepto Elberk, realiza este ritual y consiguen conocer así a las hadas que les han hecho el viaje algo más movido. Se presentan como Tyg y Pervilash, y les ofrecen su ayuda y guía por el bosque.

Por la mañana siguiente, deciden que Jim y Pete pueden quedarse a cargo del campamento pues piensan mandar a Akiros para que les acompañe. El grupo parte de nuevo hacia el punto de comercio de Oleg.

Una vez allí, Oleg les recibe apresurado comentando que han recibido una carta y un par de cofres. En los cofres hay una gran suma de dinero, al parecer la recompensa por la cabeza del Señor Alce. Y en la carta se lee lo siguiente:

Se hace saber que los portadores de esta carta, habiendo liberado los límites del norte del Cinturón Verde del acecho de los bandidos, habiendo realizado detallados mapas de esta porción de tierra y habiendo realizado no poco trabajo durante su exploración de dichas tierras y por su labor en la reducción de la hostilidad de los monstruos y peligros locales, se les ha concedido por la presente el real derecho de gobernar. La naturaleza y leyes de su mandato será de su obligación definir, y el bienestar de esta nueva nación proteger. En acuerdo por proveer una nación estable en el sur de Rostland central, que se les atribuya una generosa cantidad de fondos, soporte, y ayuda como moneda de cambio por el bienestar de Restov y Brevoy, pues las futuras relaciones entre estas naciones serán beneficiosas mutuamente.

Así sea, en este día 8 de Pharast, bajo la atenta mirada del Señorío de Restov y la autoridad concedida por el Señor Moleski Surtova, actual Regente del Trono de las Escamas de Dragón.